lunes, 31 de enero de 2011

El futuro de la atención primaria ( si es que hay alguno)

“No se disculpe. Está bien. Es lo que piensa todo el mundo. Díganme, doctores. ¿son ustedes especialistas o médicos generales? ¿o “solamente” médicos generales”?. Por supuesto, nosotros también somos especialistas. Y nuestra especialidad, como cualquier otra, tiene ciertas ventajas y ciertos inconvenientes. El dinero no está mal pero tienes que trabajar tres veces más para conseguirlo.
Desde el momento en que piensas elegir una especialidad, acumulas mucha información sobre ellas. Sabemos que la psiquiatría se practica sentados. Los dermatólogos no hacen llamadas a domicilio.. La medicina general se ejerce de pie, sentado, fuera, dentro, donde hay enfermedad. Eso significa en cualquier parte. Porque , caballero, no tratamos dedos, piel, huesos, cráneos o pulmones. Tratamos personas. Seres humanos completos…”
 
El futuro de la atención primaria ( si es que hay alguno). Marcus Welby ( 1ª temporada)


Posiblemente casi nadie recuerde una de las primeras serie de televisión cuyo protagonista era un médico. Se llamaba Marcus Welby,  Doctor en Medicina, y se emitía cuando yo era pequeño, en aquellos días en que la tele era en blanco y negro siempre, y solo había una cadena ( además  de algo esotérico llamado UHF). Marcus Welby era la alternativa a la versión especializada de la medicina que representaba un cirujano sobrado llamado Doctor Gannon.
En el primer episodio de Marcus Welby , estrenada en Estados Unidos en  1969, el veterano médico  hablaba de esta forma, tan  actual, a un grupo de internos en proceso de elección de especialidad. Algo que muchos de los futuros  especialistas en formación  que se examinaron el sábado estarán pensando en estos días.
Sobre “Marcus Welby y el despiadado crecimiento de la especialización” escribe hoy en Kevin MD , Jan Henderson historiador de la medicina. El título de la conferencia que daba Marcus Welby en aquella antigua serie de ficción ( El futuro de la atención primaria, si es que hay alguno) sigue ,para Henderson, estando absolutamente vigente, atenazado por los mismos problemas que aquí: escasez de tiempo para ver pacientes, exceso de burocracia, falta de reconocimiento social.
Año tras año los medios de comunicación, generalistas o especializados, elaboran sus listados de referentes en el ámbito de la medicina. Raro es el mes en que en cualquier semanario dominical de información general no aparece algún prestigioso médico, capaz de realizar cosas inauditas, con tecnología sofisticada. Está por ver si alguna vez se dedica un reportaje a un simple médico general, que solamente vea pacientes.
Con ese sesgo informativo la elección entre hacer medicina de familia y cirugía máxilofacial lógicamente no tiene color. Una prueba más de que, a menudo, las cosas apenas cambian.

10 comentarios:

  1. Me ha encantado esta entrada, Sergio... ha conseguido remover el médico de familia que llevo dentro que, aunque ahora esté enterrado por gestión sanitaria y otras historias, es lo que soy y la especialidad con la que me identifico.

    Es la especialidad que elegí, una elección consciente, perfectamente informada y meditada... y no porque fuera lo único que podía coger por tener un mal número de MIR (rondé el 3100 -ya no recuerdo-)...

    Y aunque ahora no tengo previsto volver a ejercerla y es cierto que las circunstancias no lo hacen atractivo por el momento... me gustaría terminar mi periplo profesional como médico de familia... incluso, si pudiera, como médico del pueblo (ejercer en algún sitio tranquilo, poco poblado, alejado de todo...).

    Creo que hace falta un cambio... estoy convencido de que ocurrirá y espero ser parte del mismo.

    Por todo esto... muchas gracias, Sergio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente definición. Enhorabuena.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a los dos.
    Mientras hay vida , hay esperanza. Y aunque resulta un poco deprimente ver que los problemas se cronifican ( más que los enfermos) y aparentemente siguen sin resolverse, también reconforta saber que, pese a todo, la medicina de familia sobrevive. "Ladran, luego cabalgamos"
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Yo también recuerdo a Marcus Welby, aunque vagamente.
    Si uno sólo se fija en lo que cuentan los telediarios y semanales no entiende que la gente se pueda morir de cáncer o de gripe. La técnica se muestra ya como salvadora y ante eso lo vocacional parece cosa del pasado. Dado que el avance técnico va inexorablemente unido a la especialización y a la investigación, no sorprende que se minusvalore el trabajo cotidiano del médico generalista a pesar de la importancia que tiene en un momento en el que se derrocha dinero en una medicina especializada defensiva, con tantas exploraciones inútiles, peregrinaciones inter-consulta y tratamientos pretendidamente preventivos.
    El embobamiento social ante lo técnico facilita que el propio médico sea visto también como un técnico. En ese contexto se puede llegar a percibir al generalista como un mero intermediario entre el paciente y el “médico de verdad”.
    Tal vez porque el médico pasa a concebirse como un técnico especializado en ver un órgano o hacer una cirugía concreta, se comprenda que el requisito para estudiar Medicina sea el que es, una calificación promedio de estudios preuniversitarios, y no la capacidad intelectual y humana que tradicionalmente se asociaba al ser médico y que tenía como base esencial precisamente querer serlo, es decir, la vocación de curar, paliar, acompañar…

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Javier.
    Es dificil contarlo mejor que lo has descrito tú.
    Nada más cierto que esa tendencia peligrosa a considerar al médico de cabecera el mero intermediario entre el paciente y el verdadero médico, el especialista. Un intermediario cuya principal actividad es la dispensación de " vales descuento" ( para farmacia, para el TAC para el neurólogo, como diría Lorenzo Arribas un magnífico médico de familia de los muchos que aún siguen luchando.
    La última parte de tu comentario me parece especialmente importante: ¿ a que tipo de médico nos va a llevar contar con estudiantes que tienen media de sobresaliente?
    ¿ES alguine muy capacitado en determinadas asignaturas preuniversitarias el que reune mejores condiciones para ser un buen médico?
    Posiblemente bajo los requisitos españoles Marcus Welby tampoco hubiera accedido a Facultad alguna.
    de nuevo, gracias

    ResponderEliminar
  6. Fantastico Sergio, pero con matices.

    Atención Primaria tiene futuro y la Medicina de Familia mas aún. No voy a hablar de tiempo y burocracia (muy relevantes) pero sí del problema del reconocimiento.

    En estos tiempos que nos toca vivir, la excelencia a nivel profesional se ha ligado al dominio de una sola habilidad o ingenio; a nivel de organización sanitaria la excelencia se identifica con éxitos individuales, novedosos, espectaculares y cuantificables y, finalmente, a nivel social la excelencia significa tecnología y superespecialización.

    Con estos mimbres el reconocimiento de los excelentes (a nivel profesional, de organización y social) siempre está en las especialidades.

    No obstante uno tiene dudas sobre si este tipo de excelencia es rentabilizada mas por la persona / servicio que la detenta o bien es trasvasada de forma efectiva a la comunidad en la que se vive y a la que se sirve.

    En Atención Primaria trabajamos profesionales pluripotenciales, corredores de fondo y apostamos por la integralidad. Por ello somos quienes tenemos realmente posibilidades de acceder y trabajar en el ecosistema de los pacientes, de atender a personas a lo largo de su ciclo vital, de intervenir en distintos momentos de la historia de la enfermedad, de personalizar la atención y de ofrecer incardinar al paciente y su familia en la red sociosanitaria.

    Creo que la tarea es lo suficientemente llena de responsabilidad, compleja y atractiva como para dar sentido a una profesión, motivar a las nuevas generaciones y perder complejos ante las especialidades hospitalarias.

    Yo tambien veia "Marcus Welby Dr. en medicina" los sábados por la noche. Y tardé algunas décadas de ejercicio como Médico de Familia en entender el mensaje.

    miguel melguizo jiménez

    ResponderEliminar
  7. La calidad de un blog no la dtermina quien lo escribe sino fundamentalmente quien lo alimenta con sus comentarios. Me siento un privilegiado con los vuestros.
    Muchas gracias Miguel.Acepto todos tus matices. Tienes razón.
    Además de que apenas me acuerdo, yo tampoco entendí la importancia de lo que hacia Welby hasta mucho tiempo después.Antes de hacer la residencia era muy dificil que uno pudiera sentirse atraido por una especialidad tan poco conocida.
    Pero en mi cso "conocerla fue amarla".
    Por supuesto mi opinión es subjetiva y está sesgada pero me sigue pareciendo la especialidad más apasionante, porque es la más compleja. Porque no hay nada más complejo que la condición humana.Y eso donde se puede apreciar en toda su rqiueza es siendo médico de cabecera
    Atender patologías, emplear teconología sofisticada es muy interesante, sin duda. Pero no es comparable
    Yo también soy optimista. Quizá más que nunca a pesar de todos los problemas que hay

    ResponderEliminar
  8. me da un poco de respeto entrar a opinar siendo especialista, pero yo también, por antecedentes familiares cercanos, me siento muy cerca de la medicina de familia, especialidad que respeto, admiro y quiero.
    por eso me gustaría decir que también existe vida inteligente en los hospitales, y que algunos especialistas (incluso cirujanos de especialidades altamente tecnológicas) pueden ser vocacionales, médicos de verdad y que puedan incluso ser humanos, integrales, holísticos y empáticos.
    a veces podemos caer en maniqueismos y generalizaciones fáciles y pensar que los hábitos y las etiquetas impregnan a las personas, cuando suele ser al revés.
    una especialidad puede ser más acorde con una serie de arquetipos que otra, pero el hecho de haberla cursado no los infiere de forma unívoca.
    salu2
    fidel

    ResponderEliminar
  9. Tienes toda la razón Fidel. Y nada más lejos de mi intención ensalzar la medicina de familia a costa de minusvalorar el trabajo de los especialistas. Si se ha entendido así claramente me he equivocado.
    La persona que más me enseñó como médico fue un especialista. Sin los especialistas el proceso de atención a los pacientes nunca finalizaría adecuadamente.
    Pero socialmente el papel de un especialista está suficientemente entendido,aceptado y admirado.
    El del generalista creo que no. Y su trabajo en modo alguno es sencillo. Atender personas que a menudo solo tienen "molestias", dudas, dolores, es mucho más complejo de lo que se cree generalmente. El riesgo de ignorarlo es que aquel que debe realizar esa tarea huya de ella. Y se refugie en algo mucho más simple: cumplimentar volantes, hacer recetas, mandar a los pacientes al especialista. Ese riesgo creo que es cada vez mayor
    Muchas gracias Fidel
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que todos los médicos somos (o debemos ser) respetuosos con nuestros compañeros, sean especialistas o generalistas. Necesitamos buenos médicos de familia como necesitamos buenos dermatólogos, tanto en capacidad técnica como humana. Eso es diferente a un prestigio social que se ha ido asociando a lo técnico. En realidad estamos mucho más atomizados que para establecer una sola diferencia (generalista - especialista), ya que el prestigio asociado al especialista varía mucho en función de su especialidad (compárese análisis clínicos con cardiología, por ejemplo), el sitio en donde la ejerce (un hospital comarcal o el Vall Hebron) y a quien se aplica (pacientes anónimos o futbolistas relevantes).

    ResponderEliminar