martes, 4 de junio de 2013

Sobre mapas y territorios

"En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el Mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el Mapa del Imperio, toda una Provincia.
Con el tiempo, estos Mapas Desmesurados no satisfacieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el Tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos Adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era Inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y los Inviernos.En los Desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas.
Suárez Miranda: Viajes de varones prudentes,libro cuarto, cap. XLV, Lérida, 1658.

Museo ( El Hacedor).1960.Jorge Luis Borges

Se considera que la primera referencia a la idea de que “el mapa no es el territorio” es debida al filósofo Alfred Korzybsky, quien lo escribió para una reunión de la American Association for the Advancement of Science celebrada en Nueva Orleans en 1931.Cabe suponer que Borges no fuera especialmente asiduo a los trabajos del filósofo y científico polaco, y sin embargo su preocupación por la fiabilidad de los mapas a la hora de representar un territorio real está presente de forma reiterada en sus textos. Por ejemplo, en Otras Inquisiciones escribe:
“ Josiah Royce , en el primer volumen de la obra The world and the individual ha formulado lo siguiente: Imaginemos que una porción del suelo de Inglaterra ha sido nivelada perfectamente y que en ella traza un cartógrafo un mapa de Inglaterra.La obra es perfecta; no hay detalle del suelo de Inglaterra, por diminuto que sea, que no esté registrado en el mapa: todo tiene su correspondencia. Ese mapa, en tal caso, debe contener un mapa del mapa del mapa, y así hasta el infinito.¿Por qué nos inquieta que el mapa esté incluido en el mapa y las mil y una noches en el libro de las Mil y Una noches? ¿Por qué nos inquieta que el Quijote sea lector del Quijote, y Hamlet espectador de Hamlet? Creo haber dado con la causa: tales inversiones sugieren que si los caracteres de una ficción, pueden ser lectores o espectadores, nosotros, sus lectores o espectadores, podemos ser ficticios”.

Korzybsky está considerado el fundador de la semiótica general; consideraba que los seres humanos no pueden experimentar el mundo directamente sino a través de sus abstracciones, limitados como estamos por nuestras percepciones y nuestro lenguaje. Lo analicemos desde un punto de vista científico o artístico, la duda respecto a la fiabilidad de las representaciones en relación con lo que representan permanece. La medicina tampoco es ajena a ello.
Nadie ha reflexionado mejor sobre esto último que Iona Heath en un artículo que publicó en 2005 en el BMJ en colaboración con Kieran Sweeney ( Medical generalist :conecting the map and the territory), y cuya traducción puede encontrarse aquí. Como ella señala “A pesar de los enormes avances ocurridos en la ciencia médica en los pasados 100 años, una brecha tan inevitable como poco reconocida persiste entre el mapa de la ciencia médica y el territorio del sufrimiento humano. La tarea  de los médicos generalistas es la de establecer conexiones útiles a través de este recurrente abismo. Todos los médicos llevan consigo este mapa, aunque con variados e incompletos  niveles de detalle, pero solo el generalista lo utiliza para dar sentido a la persona en su conjunto, transcendiendo las divisiones arbitrarias existentes entre especialistas”. Y apostilla: “Para trabajar de forma efectiva en este contexto, el generalista debe mantener una clara comprensión de ambos bordes del abismo. Esto requiere un completo, robusto y continuamente actualizado conocimiento de la ciencia médica; una voluntad empática de reconocer, aceptar y ser testigo de la extensión del sufrimiento; y una apreciación  de los detalles de las vidas individuales, combinadas con el respeto a su historia, sus aspiraciones y sus valores, que convirtieron sus vidas en lo que son”.
La tendencia de la medicina moderna, y los intentos de convertirla en un sector industrial más, sujeto a sus leyes y procedimientos, en cierta forma nos ha llevado a creer que el mapa de nuestras “evidencias” científicas es más real que el territorio del paciente que sufre; en el caso de que lo que éste refiere no se ajuste al mapa de nuestro conocimiento, pensamos que el equivocado es él,   y que posiblemente sus quejas sean ficticias. Borges diría que nos pesa el miedo de sospechar que quizá también nosotros seamos ficticios.

2 comentarios:

  1. Si busco en Pubmed por "Breast cancer", por ejemplo, aparecen 16437 publicaciones en 2012; es decir, 45 diarias. Aunque a un oncólogo sólo le interese el 10% de lo que se publica y sólo sobre cáncer de mama (sabemos que hay muchos más cánceres) tendría que leer al menos cuatro diarias (y saber además filtrar lo que procede leer). De no ser así, corre el riesgo de ser informado por publicaciones secundarias más tardías y que pueden sesgar resultados.
    La especialización extrema, unida al afán obsesivo, neurótico, por publicar, conduce a estos excesos en que los árboles no dejan ver el bosque.
    No sólo en Medicina. En ciencia, en general, sufrimos de la carencia de generalistas o, más bien, de la perspectiva generalista que debe primar siempre al margen de la especialización que uno alcance.
    Me parece magnífica esa comparación "entre el mapa de la ciencia médica y el territorio del sufrimiento humano". No asistimos precisamente a un isomorfismo entre ellos. Tu comentario final no puede ser más exacto.
    La atención a lo biológico olvidando lo biográfico, conduce a lo peor.
    Lo que recoges de Iona Heath se refiere a algo tan esencial como olvidado en estos tiempos de notas de corte, evidencias científicas y esas historias. Se refiere a la vocación. Sin ella, más vale colgar la bata y dedicarse... yo qué sé; quizá a lo que yo me dedico, al laboratorio. Eso también me permite predicar sin dar trigo, pero bueno...

    ResponderEliminar
  2. Buen ejemplo. Exigimos mejores sistemas de recogida de basuras, pero nos desentendemos de evitar producirla. Nos quejamos de la falta de tiempo para estar al dia pero contribuimos publicando todo tipo de artículos superfluos solo para rellenar el Curriculum.
    ¿Pasarían el corte los que acceden a ElDorado de la Facultad de Medicina si la prueba se basaran en cualidades como las que señala Heath?

    ResponderEliminar