jueves, 19 de marzo de 2015

¿A quien importa la Atención primaria?


A la hora de decidir el voto, sobre todo en aquellas elecciones que afectan a los servicios públicos esenciales como educación o sanidad, debería ser especialmente relevante las propuestas que realizan los partidos políticos en este sentido, en especial si uno es profesional sanitario. Si además se trabaja en atención primaria, la valoración que realizan las diversas opciones políticas sobre ella debería ser tenida especialmente en cuenta.
El domingo se celebrarán elecciones al Parlamento de Andalucía. La revisión de las propuestas sobre Atención Primaria arrojan una perspectiva, una vez más , profundamente decepcionante. Los partidos políticos, salvo alguna excepción, siguen sin enterarse de lo que es y significa la Atención Primaria, cuando no muestran un absoluto desprecio hacia ella.
En la comparación de programas que realizó al respecto el periódico El Diario, el Partido Popular de Andalucía ni siquiera menciona a la Atención Primaria, una nueva demostración de que para ellos sencillamente no existe. La situación de ésta en las comunidades gobernadas por dicho partido concuerda con esa política encubierta de demolición.
Ciudadanos oye campanas pero no sabe donde. Propone aumentar la financiación pero no especifica para qué, y ante la ausencia de mención a la atención primaria  cabe suponer que reforzará el hospitalocentrismo, puesto que su prioridad será invertir en más camas hospitalarias.
La propuesta del Partido Socialista de Andalucía es coherente con su estrategia desde hace ya muchos años. La Atención Primaria no ha sido, ni es , ni por lo que parece será una prioridad si gobierna de nuevo el Partido Socialista. De las 39 propuestas en materia sanitaria de su programa solo hay tres menciones a Atención Primaria: la terminación de las infraestructuras pendientes ( ya era hora),  la manida ( y vacía por cansina y falsa) referencia al fortalecimiento de la atención primaria aumentando su capacidad de resolución, y la inevitable referencia al espantoso término de “cronicidad” , cuya formulación ya es una demostración del papel que se tiene reservado a la atención primaria: “orientaremos la atención primaria hacia la cronicidad”. Es decir, lo importante es avanzar en modelos sin fundamento científico alguno ( el modelo de crónicos) al que deberá adaptarse una estrategia ( la atención primaria) de la que sí existen sobradas evidencias de que su fortalecimiento hace a los sistema sanitarios más eficientes y equitativos ( me aburre ya tener que poner las múltiples referencias que lo sustentan y que nunca se piden a las reformas hospitalarias o crónicolas). Eso sí, la propuesta socialista bien que insiste en propuestas muy específicas hospitalarias de las que gustan en telediarios de las nueve de la noche y nos convierten en un país falsamente moderno: 10 nuevos chares ( centros de alta resolución hospitalaria),prevención de enfermedades hereditarias, tratamientos biológicos con células madre, unidades de transplante intestinal y multivisceral ( ¿cuál es su evaluación económica?), o cribado de cáncer de colon ( sin fundamento). En definitiva, su respuesta a la pregunta que formulaban Saltman, Rico y Boerma en su imprescindible libro ( Atención Primaria, ¿en el asiento del conductor? es sencillamente NO.
Izquierda Unida hace referencias genéricas al fortalecimiento de  la Atención primaria , pero a la vez apoya la ampliación de la red hospitalarias a través de Chares.
Podemos sí hace explícito al menos el establecimiento de un mínimo de financiación para lo que considera las partidas más sacrificadas por los recortes ( atención primaria y salud pública) en un marco de urgente necesidad de aumentar la financiación sanitaria por habitante, propone potenciar los consejos de salud, así como estabilizar a través de contratos indefinidos a los encadenadores de contratos eventuales, para los que  el Partido Socialista propone “el mantenimiento del 100% de las retribuciones” (¡¡).

En definitiva, cuando se analiza la importancia que dan los partidos políticos en este país a la atención primaria , se comprueba una vez más que no interesa a casi nadie. Es más vistoso vender propuestas tecnificadas, centradas en hospitales, sin fundamento científico alguno. Después diremos que el sistema está en crisis por el incremento de los costes. Entre las pocas alternativas que tenemos los que aún creemos en la importancia de la Atención primaria uno de ellos es utilizar nuestro voto en ese sentido. Revisar sus propuestas permite identificar al menos, a los que no deberíamos votar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada