jueves, 31 de diciembre de 2015

Lo más hermoso y frágil que podemos hacer


“Los médicos son personas que prescriben fármacos de los que saben poco, para curar enfermedades de las que saben aún menos, en seres humanos de los que no saben nada”
Voltaire
Durante estos tres últimos días hemos revisado las Leyes de la Medicina de Mukherjee. Por supuesto las Leyes que gobiernan la medicina no se agotan en ellas. Pero sí dan una idea de que para su ejercicio resulta imprescindible  dar su debida importancia a las intuiciones , los “outliers” y los sesgos.
Mukherjee rumió durante años su idea tras la lectura de The Youngest Science ( la Ciencia más joven) de Lewis Thomas. En él , éste dibujaba un futuro idílico, en el que instrumentos de alta precisión, gracias a la tecnología y la innovación, permitirían “medir y mapear” todas las funciones del cuerpo humano, eliminando cualquier incertidumbre o vacío de conocimiento: “el paciente hospitalizado se sentirá por fin, parte activa de un inmenso aparato automatizado. Será ingresado y dado de alta por baterías de ordenadores, a menudo sin llegar a conocer el nombre de ningún médico. La mayor parte de los pacientes volverán a casa rápidamente, con la salud recobrada, curados de las enfermedades que les aquejan.”
Aquella versión fantasiosa de Thomas, es la que de forma más o menos consciente comparten los que  piensan que la medicina alcanzará la perfección a través de la protocolización de procedimientos, la inversión tecnológica, la construcción permanente de hospitales o la acreditación y certificación de procedimientos. Por desgracia siguen sin entender la verdadera esencia del ejercicio de la medicina. Como escribe Mukherjee intuiciones, outliers y sesgos seguirán teniendo un papel aún mucho más relevante en cualquier escenario de futuro, puesto que a pesar de toda la sofisticación tecnológica, “ la incertidumbre continuará siendo endémica en medicina porque el contenido de ésta seguirá siendo complejo y ambicioso. Tendremos mejores máquinas pero continuaremos empleándolas para atender a personas enfermas”.  Como en el cuento de Alicia tendremos que continuar corriendo cada vez más deprisa, simplemente para permanecer en el mismo sitio. La toma de decisiones realizadas por seres humanos, y en particular las decisiones bajo incertidumbre, inseguridad e información seguirán estando absolutamente presentes. Mukherjee cita a otro de más influyentes gurús de los últimos años, Malcom Gladwell. Y para fraseando la famosa cita de éste, insiste en que “ la revolución médica no será protocolizada”.
La clave de la clásica cita de Voltaire es la palabra conocimiento: conocer los remedios, las dolencias, pero sobre todo a las personas. La manipulación del conocimiento en condiciones de gran incertidumbre es-para Mukherjee- la esencia de la medicina,. La ciencia “ más joven”,aún aprendiendo como reconciliar el “mapa” de Iona Heath ( el conocimiento puro y teórico) con el “territorio” ( el conocimiento real , el que genera vivir):”la cosa más hermosa y frágil que podemos hacer”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada