Páginas

viernes, 11 de noviembre de 2022

El imperio del lerdo

 


“Lerdo, lerda: Que comprende con dificultad y lentitud lo que se le explica o enseña y no demuestra inteligencia”.

El imperio del lerdo se propaga entre los responsables sanitarios de España como la peste. Si veíamos esta semana la ilimitada capacidad de los responsables de la Comunidad de Madrid por abundar en el disparate, quizá por competir con su eterno rival llega de Cataluña otro ejemplo insuperable de ello, en esta carrera desbocada del despropósito. EL Ilustrísimo Conseller de Salut de la Generalitat de Catalunya, el Dr. Manuel Balcells, ha dado buena muestra de la dificultad y lentitud con la que comprende lo que enseña la ciencia. Quizá es que desconoce lo que la ciencia explica (la ignorancia ya se sabe que es atrevida), o lo que es peor, quizá desprecia la ciencia, por la posición política que ocupa.

El Dr. Balcells es especialista en Cirugía ortopédica y Traumatología y especialista en Medicina de la Educación Física y del Deporte, respetables especialidades, pero por desgracia algo alejadas de la Atención Primaria y la medicina de familia. Nadie le pide al ilustrísimo señor Conseller que esté al tanto de la evidencia científica relacionada con la medicina de familia y la Atención Primaria (aunque quizá piense que aunar Atención primaria y ciencia es un oxímoron), pero al menos sería de desear en una persona de cuya responsabilidad política depende nada menos que toda la Atención Primaria de Cataluña tuviera algo más de respeto hacia esa especialidad, ese nivel asistencial, sus profesionales y sus fundamentos.

Porque cuesta bastante imaginar al señor Conseller afirmando alegremente en el Parlament que el Holter el fonendo de tres cabezas o la ecocardio son instrumentos de la cardiología definitivamente obsoletos, superados por el progreso de la historia. Sin embargo, no ha tenido el mínimo recato en afirmar con rotundidad que la longitudinalidad es un paradigma que ha quedado anticuado, que ya no se lleva, innecesario de todo punto , a la hora de defender el que la  atención domiciliaria sea realizada por equipos diferentes de sus profesionales de medicina y enfermería de referencia: ““Aquest és un paradigma que ha quedat antic. En aquest moment, l’atenció domiciliària l’ha de fer un equip d’atenció domiciliària. És a dir, el domicili no l’ha de fer el metge de capçalera que té el contingent, sinó que l’ha de fer un equip específic que pot estar format per infermeres”. Y se ha quedado tan ancho.

El "moderno" Conseller catalán ve inevitable un cambio de modelo. Estoy de acuerdo. Pero un cambio de modelo de un coche puede significar que deje de alimentarse con gasolina para pasar a ser eléctrico, pero no que ande sin ruedas, porque dejaría de ser un coche. ¿En que bibliografía basa sus afirmaciones el Ilustrísimo Conseller para semejante afirmación? ¿Acaso ha leído algún artículo, alguna vez, remotamente relacionado con la Atención primaria?

Las pruebas que demuestran que la longitudinalidad no sólo no está anticuada, sino que  reduce la mortalidad como muy pocas intervenciones sanitarias consiguen, son sobradamente conocidas. Hace muy poco ya las recordábamos aquí, y rápidamente han sido argumentadas con su habitual brillantez y rapidez por Amando Martín Zurro y el FoCAP. Pero más allá de eso las osadas afirmaciones del Ilustrísimo Conseller desprecian todas las evidencias sobre la importancia de la experiencia sistematizada en forma de intuición (la intuición como reconocimiento de lo ya conocido que escribió el Nobel de Economía Herbert Simon)  o el simple sentido común que lleva al médico de cabecera a elegir cursos de decisión prudentes (en lugar de emplear mútiples procedimientos diagnósticos) por el simple y maravillloso hecho de conocer a su paciente desde hace años.

Pero me temo , como ocurre con el caso de Madrid y de tantos otros lugares de nuestra geografía, que los responsables políticos que padecemos son refractarios a la argumentación lógica y la evidencia científica. Su desprecio por la Atención Primaria y sus profesionales es tan ostensible que simplemente la encuentran un obstáculo molesto, una barrera en sus aspiraciones hacia un modelo sanitario realmente moderno que solo ellos conocen, mientras todas las instituciones internacionales, hasta las más escépticas durante años hacia la Atención primaria (como el Banco Mundial y la Bill &Melinda Gates Foundation) llaman desesperadamente a su fortalecimiento y potenciación para que los sistemas sanitarios puedan seguir siendo sostenibles.

En este delirante escenario, como si de un partido de ping pong de ocurrencias extravagantes se tratara, el presidente del Colegio de Médicos de Madrid, Dr. Manuel Martínez Sellés, tras afirmar con vehemencia inusitada en relación con el conflicto madrileño en Atención primaria que “sorprende que el plan de urgencias se haga de forma tan brusca”, no tiene tampoco empacho en afirmar que “tan mal no debemos estar ( en Madrid) cuando la gente se quiere seguir viniendo a formar aquí (sic)

Por desgracia parece bastante evidente que los responsables sanitarios de este país comprenden con dificultad lo que se explica o enseña, no demostrando excesiva inteligencia, al menos en sus declaraciones. Esperamos con atención un nuevo avance en esta carrera de despropósitos hasta la completa demolición del sistema sanitario español y sus profesionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario