domingo, 3 de marzo de 2013

Elegir sabiamente: ¿imposible en España?




Hablábamos en el último post de Choosing wisely , y sus campañas para fomentar un uso juicioso de las pruebas diagnósticas y las intervenciones terapéuticas. Pues bien, a la campaña organizada por el BMJ sobre Too much medicine, se suma ahora el editorial del Lancet respecto al uso arbitrario e injustificado de procedimientos ( When a test isn’t best). Insisten en la idea de que las indicaciones que hacen los clínicos no siempre están basadas en la mejor evidencia disponible, con el inevitable incremento del coste, y sobre todo, del riesgo, que comporta.
Si este despilfarro es importante en cualquier país,  en Estados Unidos es especialmente preocupante, donde la propias estructura de un sistema sanitario basado en la competencia entre aseguradoras incrementa indefinidamente el coste de los servicios mediante la indicación de pruebas innecesarias.
El pasado 21 de febrero el American Board of Internal Medicine, impulsor de Choosing Wisely, publicó un listado de 130 pruebas o tratamientos que médicos y pacientes deberían cuestionar, en colaboración con organizaciones de consumidores de servicios sanitarios. Cada una de las 17 sociedades científicas participantes revisó sus procedimientos habituales y propuso cinco medidas destinadas a evitar el uso de intervenciones innecesarias, basada en las pruebas científicas existentes sobre su efectividad.
Entre sus 130 recomendaciones cabe señalar algunas de uso tan habitual como las siguientes:
  •    no realizar nunca pruebas de imagen ante un dolor lumbar en las primeras 6 semanas, salvo en caso de existir signos de alarma ( red flags)
  • No realizar TACs o PETs como pruebas de cribado de cáncer en personas sanas.
  •  No prescribir antibióticos en sinusitis a menos que el cuadro persista después de 7 días.
  • No realizar densitometrías como cribado de la osteoporosis en mujeres menores de 65 o varones menores de 70.
  •  No hacer citologías en mujeres menores de 21 años o histerectomizadas ( por causas no oncológicas)
  •  No realizar EKG ni ninguna otra prueba de cribado en personas de bajo riesgo cardiaco asintomáticas .
  • No indicar Resonancias Magnéticas para monitorizar artritis inflamatorias.
  • No realizar pruebas radiológicas torácicas preoperatorios salvo en casos de antecedentes de patología previa.
  • No realizar electroencefalogramas ni pruebas de imagen  ante cefaleas no complicadas
  • No inducir partos o cesarias antes de la semana 39 de gestación.
  •  No realizar tomografías computarizadas en niños con traumatismos craneoencefálicos leves, ni en convulsiones febriles, ni en dolores abdominales
  •  No realizar sondajes urinarios por incontinencia o monitorización en pacientes que no estén críticos.
  • No prescribir tratamientos profilácticos de ulcus por estrés salvo en caso de alto riesgo de complicaciones gastrointestinales
  • No realizar test diagnósticos repetidos en pacientes ingresados,estables clínicamente
  • No solicitar pruebas radiológicas en niños ingresados con asma o bronquiolitis no complicada

La organización de pacientes Consumer Reports elaboró complementariamente materiales de fácil comprensión sobre la iniciativa dirigido a pacientes. Incluso parte de las recomendaciones pueden consultarse en español, dado el importante peso de la población hispana.
En The healthcare imperative, el Institute of Medicine estimaba en 765 billones ( americanos) de dólares el despilfarro del sistema sanitario, el 29% del gasto total. ¿Cuál es el nuestro? ¿Tiene pensado estimarlo en algún momento la actual ministra de sanidad? ¿Existe realmente la  ministra de sanidad?
¿Qué piensan hacer al respecto las comunidades autónomas?  ¿ Y las sociedades científicas? El trabajo no paece excesivamente complicado, buena parte ya está hecho en iniciativas como Choosing Wisely.
Es cierto que la política de recortes del
actual gobierno es infame. Pero seguir ignorando el gigantesco despilfarro de nuestro sistema sanitario es tirar piedras contra nuestro propio tejado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada