martes, 28 de junio de 2016

15 "pavos": el precio de un médico

“What you’re doing with fifteen bucks?” 
Fifteen bucks. John David Souther.1979 


Recientemente Estados Unidos dio un paso importante en la lucha frente al fraude. Los datos sobre el pago a los médicos por parte de la industria farmacéutica y sus perfiles de prescripción en Medicare se han hecho públicos. 
Un grupo de investigadores de las universidades de California y Hawaii acaban de publicar un trabajo en JAMA Internal Medicine en el que analizan la relación entre haber recibido invitaciones a comer por parte de la industria y la tasa de prescripción de los fármacos promovidos a los beneficiarios de Medicare. Se estudiaron a médicos que prescribieron cuatro tipos de fármacos: estatinas, betabloqueantes, IECAS e inhibidores de la recaptación de la serotonina (SSRI ySNRI). Más de 279.000 médicos recibieron más de 63.000 pagos en relación con la prescripción de ese tipo de drogas. En el 95% de las ocasiones el pago fue en forma de comidas, cuyo valor medio era menor de 20 dólares. Como señalaba Juan Gervas en Twitter, por lo que parece los médicos no se venden por 30 monedas, sino por bastante menos. El problema es que el efecto es incuestionable: los médicos que recibieron una simple comida como premio, tuvieron (como era de suponer) mucho mayores tasas de prescripción de los fármacos incentivados que el resto. Un 20% en el caso del Crestor de Astra Zeneca, pero más del 100% si se trata del Pristiq de Pfizer. Es cierto que como señalan los autores , demuestran una asociación pero no necesariamente una relación de causa efecto. 
No es la primera vez que este tipo de hallazgos se publica. Como señala Ray Moynihan en uno de sus bien documentados artículos en The Conversation, PloS ya publicó en mayo que casi la mitad de los médicos en Estados Unidos están a sueldo de la industria. Y que a mayor pago mayor gasto por paciente. Una de las cínicas respuestas de algunos médicos es que “ya que no me paga la administración lo que merezco, yo me busco la vida”. Pero al margen del indiscutible efecto que supone prescribir drogas innecesarias o más caras para la sostenibilidad del sistema sanitario ( fin que no todos los médicos comparten), la práctica implica un peligro mucho mayor: la prescripción de fármacos de los que no se dispone aún de información suficiente sobre su seguridad frente a otros de mucho mayor experiencia y seguridad.
En el último Congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria ( semFYC), mi sociedad, celebrado en A Coruña, la mesa de Actualización en VIH y la de la Atención primaria ante el reto de la hepatitis C estaban patrocinadas por Gilead Science, la de Abordaje terapéutico en el paciente con mal control glucémico por Boheringer Ingelheim-Lilly, la de Manejo del dolor neuropático por Grünenthal,la de Urticaria por Novartis, la de Vacuna del neumococo y la de Fibrilación auricular no anticoagulada por Pfizer, las de Abordaje de la dislipemia (2) por Mylan, el Estudio Happy Audit y la del Bosillo ácido por Reckitt Benckiser, la de Anticoagulación oral en AP por Bayer, las de Acné y la deTerapia inhalada para dummies (2) por GSK y las de Hiperuricemia y el Encuentro con el experto en Diabetes por Menarini. Un total de 17 mesas o actividades diversas patrocinadas explícitamente por laboratorios. Solo falta imprimir los logos en las camisetas.
No todas las sociedades federadas de semFYC mantienen una política similar. Las sociedades de Medicina de Familia de Euskadi, Baleares, Murcia o Madrid llevan años realizando dignísimas actividades formativas sin contaminación industrial. El año pasado la Confederación Iberoamericana de Medicina Familiar (CIMF) organizó su congreso en Montevideo con cerca de 2000 participantes ( reales, no de los que solo aparecen por la acreditación), sin patrocinio industrial, como lo hará la propia WONCA, la asociación mundial de médicos de familia, en su congreso de este año en Río de Janeiro. 
El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Pero seguimos tolerando y practicando comportamientos completamente inaceptables desde el punto de vista ético. Los congresos de las sociedades científicas en España se han convertido en una carrera suicida para ver quien tiene más larga su cola de inscritos. A 500, 600 o 700 euros la inscripción. Que nadie en su sano juicio pagaría de su propio bolsillo. Va siendo hora de acabar con el monstruo antes de que nos engulla del todo. 

(Imagen tomada de No Gracias basada en una viñeta de El Roto)

8 comentarios:

  1. Vaya, una pena, practicamente todos los pacientes sabemos esto, mas o menos, pero desde mi punto de vista, ese cambio tienen que darlo los profesionales. Aqui todo el mundo se deja untar... a quien le amarga un dulce... muchos no digo todos aceptan este tipo de plebendas... sin importarles ni un bledo si están o no están envenenando a paciente, si el fármaco está suficientemente garantizado o solo se trata de seguir manteniendo los beneficios que le procura al facultativo la empresa farmaceutica. En fín poco mas tengo que decir. Solo que me gustaria que se acabara con esto. En general los pacientes no pueden discernir si ese fármaco puede acarrearle más problemas que beneficios. Aun nos queda observar con rigor nuestro metabolismo... y sentir que si "te sientes peor" RECHAZARLO, DECIR AL MÉDICO QUE ESTO NO ME LO VOY A TOMAR...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted mucha razón.El cambio han de darlo los profesionales. Porque se den cuenta de que no es ético ni lógico seguir por ese camino

      Eliminar
  2. La Sociedad Extremeña de Medicina de Familia también organizó para residentes y médicos jovenes este año unas jornadas libres, no financiadas. El trabajo de la organización (a quienes felicito aquí) enorme pero la satisfacción mucha. Es una manera de demostrar que otros modelos de relación con la industria farmacéutica son posibles. No grandes comidas, si interesantes talleres. Un ejemplo a seguir

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por la información. Creo que la multiplicidad de experiencias de este tipo en sociedades federadas de semFYC debería llevar a ésta a replantear su posición respecto a la línea de colaboración con la industria. Si no quiere alejarse cada vez más de sus socios

    ResponderEliminar
  4. Hoy al jefe de mi servicio un laboratorio le utimaba detalles para un congreso en la Ciudad de Buenos Aires. "All incluid".Ahora leo este buen artículo que lo comparto con mis lectores de facebook. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Soy seguidor del blog y admirador de su autor, y por ello me animo a hacer los siguientes comentarios:
    - el congreso semFYC de A Coruña ha sido un ejemplo tanto en su impecable organización como en su impresionante nivel científico, con 30 mesas, 17 talleres y 15 actividades patrocinadas (no 17).
    - En este congreso las actividades patrocinadas están bien identificadas.
    - La semFYC financia el 70% de sus actividades con recursos propios; ninguna sociedad científica médica española mejora este porcentaje.
    - Discrepo en mezclar como se hace en el post, el pago a los médicos por la industria con el congreso de semFYC, por considerarlo poco congruente.
    - semFYC es una sociedad con una gran producción científica que se basa en la evidencia científica. Seguro que tiene aspectos en los que mejorar, y en ello estamos.
    - Por último, soy el Presidente de la Sociedad Riojana de Medicina de Familia y Comunitaria, que desde hace un tiempo organiza sus congresos, jornadas y cursos sin financiación de la industria y próximamente el II Congreso de Atención Primaria de La Rioja en noviembre de 2016, junto con todas las sociedades y asociaciones que trabajamos en el primer nivel en nuestra comunidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias por tu post Miguel Angel. Y vayan por delante mis disculpas por si no he estado acertado con mi opinión.
      Soy miembro de semFYC y la siento ( al menos hasta ahora ) como mi sociedad. Por eso me duele especialmente cuando creo que no hace las cosas como sus socios esperamos ( yo solo soy un socio más y por lo tanto mi opinión debe considerarse como la de un simple socio). Del resto de las socciedades ni hablo porque conozco suficientemente el nivel de dependencia que tienen de la industria y en ese sentido creo que semfycc es la unica sobre la que siguen existiendo esperanzas al respecto.
      Y esas esperanzas se basan en lo que tu mismo comentas: en que cada vez más sociedades federadas organizan sus jornadas y congresos sin dependencia alguna de la industria farmacéutica: y si eso es posible ¿Por que no en los congresos nacionales?
      El título del post estaba inspitrado en el articulo del New York Times que obviamente no habla de semfyc ni de los médicos de familia españoles. Pero es cada vez más un escándalo el nivel de conflicto de interés que existe en los médicos de todo el mundo. por supuesto mucho mayor en Estados Unidos, por supuesto mucho mayor en los colegas de ciertas especialidades pero es no debe ser excusa para analizar nosotros nuestro problema.
      Si un médico pued ver influida su prescrpción por el regalo de un laboratorio, ¿por que creemos que una sociedad no lo va aser?
      Identificar tan claramente que ciertas actividades son patrocinadas por laboratorios concretos , en algunos casos con un historial bastante deplorable ( Grunenthal por ejemplo) , creo que a quien más perjudica es a semfyc
      Pero ppuedo estar obviamente, completamente equivocado
      Un saludo cordial y gracias de nuevo

      Eliminar