lunes, 3 de septiembre de 2012

No nos resignamos

Como un castillo de naipes que se derrumba al soplar, las comunidades autónomas van haciendo pública su decisión de acogerse al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) , el particular fondo de rescate español. Si inicialmente fue Valencia, prácticamente en quiebra, y después Murcia y Cataluña, ahora es Andalucía la que estudia acogerse a este fondo al fin de conseguir la liquidez imprescindible para poder funcionar cada día. Aunque la deuda de una comunidad sea asumible, y esté autorizada,  la razón definitiva para someterse al rescate es la imposibilidad de conseguir crédito de las entidades financieras, quienes optan por financiar casi exclusivamente al FLA. Curiosa situación en la que las entidades cuyo fin es dar crédito dejan de realizar su función.
Pero por mucho que el Presidente de la Generalitat exija un rescate de más de 5.000 millones sin condiciones, es de sobra conocido que nadie da duros a pesetas. El Ojo de Saurón de la Comisión Europeo ya advirtió hace unos días que no podría accederse a dicho fondo salvo en el caso de cumplir “estrictas condiciones presupuestarias” y aplicar en las autonomías “contundentes medidas”.
Esteban González Pons, vicesecretario de estudios y programas del Partido Popular, apuntó el viernes cual podría ser alguna de esas "contundentes medidas" al considerar como condición indispensable para acceder al citado FLA el no ampliar la cobertura sanitaria a los inmigrantes en situación irregular.
El círculo se cierra. Si esto se cumpliera, el chantaje está servido: o emigrantes o dinero. Usted decide.
Esta bitácora, como la de otros admirados colegas, también está de luto. Porque la aplicación del Real Decreto Ley 16/2012 que entró en vigor hace dos días es una medida profundamente injusta, excluyendo de la asistencia sanitaria a los más débiles. También porque es una medida absolutamente inútil para garantizar la sostenibilidad de nuestro país. Solo generará más desigualdad, más sufrimiento, y menos cohesión.
Pero además es infame querer disfrazar como inevitables medidas que no lo son, o afirmar, como hizo Ana Matos, que “nadie va a quedar desatendido”.
No nos resignamos a una situación tan infame y absurda. No se resignan muchos profesionales de este país afortunadamente, ni se resigna la sociedad científica a la que estoy orgulloso de pertenecer (semFYC) y que inició el proceso de objeción de conciencia ante la medida.
Otros en cambio sí se resignan. Como el Consejo General de Enfermería el cual, en su informe relativo a la objeción de conciencia, también parece mostrarse partidario de extender un modelo “caritativo” de asistencia (fuera del horario de trabajo, con carácter altruista y en la sede del Consejo) para aquellos desgraciados que quedan a partir de ahora de un sistema sanitario que pretendía ser universal. La razón es poderosa: jurídicamente la objeción de conciencia es inviable, y la desobediencia civil objeto de graves  consecuencias laborales y jurídicas. Por lo que no queda otra opción que acatar la norma aunque sea a sabiendas de que es injusta. En otros países a eso se le llamó “obediencia debida”.

6 comentarios:

  1. Estimado Sergio, sí aunque es algo maquiavélico el mecanismo FLA (dejando aparte el tema inmigrantes y sanidad) para que las CCAA sólo puedan acceder a financiación a través de condiciones y además con condiciones finalistas tiene su lógica, pues sino seguirá el despilfarro, sólo Don José Montilla y su tripartito duplicaron en una legislatura la deuda catalana de 17000 a 34000. En Andalucía ni se sabe.
    La dinámica de gasto descontrolado (contubernio políticos/cajas)actuando como miniestaditos habrá que frenarla de alguna forma y una ayuda finalista (FLA), visto lo visto en los últimos 30 años parece una opción razonable.
    Aparte de este asunto, de acuerdo, la asistencia a inmigrantes no debería tocarse, aunque si ordenarse.
    Enhorabuena por tu blog.
    Javier

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Javier. Tienes razón respecto al despilfarro y las necesidades de control de una vez. Pero yo queria resaltar la trampa camboyana de vincular la ayuda a retirar la cobertura. Porque una no necesariamente implica la otra. Es necesario el ahorro, pero hay muchas formas de ahorrar que no implican dejar de atender a la gente
    Un saludo y gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  3. Sergio,

    Me gustaría hacer un comentario un tanto genérico sobre toda esta problemática que se ha creado con respecto a la atención de los "sin papeles". Llama la atención tanta implicación mediática así como el hecho de que haya diferencias de plateamientos entre autonomías y hasta ahora, que yo sepa (obviamente puedo estar equivocado), no se haya mencionado siquiera el tema de los trasplantes. ¿Qué pasa con esa partida econòmica,centralizada, nada desdeñable, a la vez que desconocida para quienes somos ajenos a tal actividad y para la ciudadanía en general? ¿Cómo se entiende que a día de hoy siga habiendo un cierto oscurantismo con respecto a lo que es una práctica médica con sus particularidades, pero no tan extrañamente distinta de otras desde el punto de vista técnico? ¿Hay diferencias en el "turismo sanitario" en este ámbito?
    Son sólo unas reflexiones al hilo de todo este discurso economicista con que nos bombardean cotidianamente.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría añadir otro comentario específico a este post. Recibe mi felicitación por la defensa de lo que muchos médicos creemos que no se debe cuestionar. Se ha planteado el problema de la objeción de conciencia. Desde mi punto de vista, los ataques a ella no sólo procederán del lado jurídico, sino que nos enfrentamos a algo de índole mucho más prgamática como es la informatización. Será realmente difícil poder prestar una asistencia adecuada cuando ésta requiera la realización de pruebas complementarias que serán filtradas, no por médicos, sino por un sistema informatizado controlado por directivos y personal no médico. Las bondades de la automatización y de la informatización de la asistencia clínica son, en realidad, perversas por cuanto suponen un desplazamiento de la autoridad y responsabilidad del médico al poder de gestores más atentos a decisiones de quienes los han puesto a dedo que al respeto a la relación clínica y, sobre todo, a la dignidad humana. Desconozco si este aspecto se ha comentado ya y, si fuera así, pido disculpas por ser redundante, pero llevo algún tiempo sin acceder a este magnífico blog, cada día más necesario.

    ResponderEliminar
  5. Como siempre muchas gracias Javier. Pones el dedo en la llaga de un aspecto fundamental y sobre el que me gustaria hablar próximamente. La alegre delegación de la confidencialidad de los datos clínicos a servidores centrales centralizados , algo muy cuestionado en el Reino Unido y asombrosamente silenciado aqui.
    Es lamentablemente cierto que por mucho que los esforzados médicos continuen haciendo su labor aun sabiendo las posibles consecuencias de su objeción / desobediencia, su actuación estará amputada por no poder realizar todo el proceso diagnóstico y terapéutico. pero además los comisarios con acceso a la historia clínica elctrónica podrían actuar de chivatos ( por cierto otra deleznable práctica que vuelve por sus fueros). Gracias de nuevo y un cordial saludo

    ResponderEliminar
  6. Por cierto,curioso también lo del transplante sanitario. Como siempre se consideró la joya de la corona de nuestro sistema es posible que se aplique el mismo criterio que a otras "coronas": es decir, el silencio.

    ResponderEliminar